¿Te acuerdas cuando me preguntabas si iba a llegar?
Sí, todo llega.


Llega el amor después del amor.


Y llega el tiempo de conectarse con uno mismo
Llega el viaje que venías soñando desde los 15, y por el que habías empapelado el cuarto con fotos del lugar.


Entra a nuestra vida la persona que estábamos esperando, y llega el momento en que se va alguien de tu vida.


Pero también llega el día en que no duele más la herida. No importa cuál sea.
También llega el ansiado fin de semana, y las vacaciones, y llega la casita que soñamos frente al mar.

mientras haya vida todo llega.


Intempestivamente llega lo que esperábamos y a veces llega más. Llegan las sorpresas, y llega el día que te despiertas y no lo extrañas más.


El amigo que estábamos esperando desde el otro lado del mundo, nos da l a sorpresa, y a veces llega una revolución que se lleva todo lo que tenías para amarte de nuevo, en otros abrazos, otra casa, y otra familia.


Llega el amor, llega el día de tu cumpleaños, y llega la tesis, y llega el título.


Llega el beso que soñaste tanto tiempo, y llega el sol después de un par de días de tormenta.

Todo llega.


No pasemos noches sin dormir pensando que no se termina más la oscuridad, ni tengamos tanto miedo a que no pase.

Relájate tomemos una infusión de hierbas o un mate en la nochecita mirando al cielo y confía.


No importa cuándo, ni cómo… Tu sabes que va a llegar. Y hoy, permítete disfrutar de lo que está, ni más, ni menos.


El universo no está buscando un ejército de ansiosos.
Así que dejemos la ansiedad y el miedo a un costado y aprovechemos la vida, que todo llega cuando tiene que llegar.

Créditos a quien correspondan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.